La manipulación de Interbolsa

La emisión extraordinaria de $4 billones en TES
se justificará con el caso Interbolsa. ¿Quién
condenará por manipulación al Banco de la República?

La fiscalía está investigando a Interbolsa por crímenes contra el órden económico y social.

Ya que estamos en esas, ¿cuándo van a abrir la investigación contra el Banco de la República y el Ministerio de Hacienda por el desfalco constante a los colombianos en inflación y reducción artificial de la tasa de interés? 

No se puede negar que la investigación que están haciendo para determinar si Interbolsa elevó artificialmente el precio de las acciones de Fabricato es una farsa.

¿Exactamente cómo van a llegar a un veredicto?

Los modelos financieros que se usan para valorar son un oráculo matemático, inspirado en los modelos de física que se usan para estudiar la materia inanimada. Hasta donde yo sé los seres humanos son materia animada que elige, decide y cambia de opinión y todavía no he visto la primera serie estadística que pueda captar esto.

¿A partir de qué número van a decir: ¡Sí, Interbolsa es culpable de manipulación!?

¿Con base en qué? 

No veo que se pueda condenar a Interbolsa sin condenar a todo el sector financiero.

Después de todo, el sistema financiero global vive de inflar y desinflar los títulos que quiere, cuándo quiere, sin que nadie diga nada, por más regulación y entidades de control que haya.

Seguramente el sistema penal colombiano considera que únicamente es un crimen la manipulación cuando las empresas pierden y no cuando ganan porque, aunque sus clientes lo ignoren, el sistema financiero consiste en poco más que manipulación pura.

Si la manipulación de las acciones de Fabricato —un título entre tantos— es un crimen, ¿cuándo le vamos a hacer un juicio al Banco de la República por reducir artificialmente las tasas de interés que nos rigen a todos, cada vez que quieren?

¿Cuándo impediremos que las autoridades monetarias sigan amangualándose con la banca privada para manipular la oferta monetaria (la cantidad de pesos y crédito disponible en el mercado), con lo que erosionan la moneda que estamos obligados a usar, amparados por la ley? 

¿Cuándo nos vamos a dar cuenta de que lo que ha pasado con Interbolsa no sólo es un síntoma de la fragilidad del sistema monetario sino que ha servido como pretexto para una nueva emisión de TES hasta por $5 billones, que vamos a pagar en inflación, distorsiones económicas e impuestos?

Sé que la historia es larga y compleja pero vale la pena contarla porque es importante entenderla.

Otros $4 billones en deuda pública

El 15 de noviembre el Banco de la República (BR) publicó una resolución firmada por Mauricio Cárdenas el 26 de octubre, un día después de que la junta directiva de Interbolsa se enterara de su horrible situación.

La resolución dice que “el monto de emisión de los títulos será de hasta 5 billones de pesos para el año 2012”. De momento se han emitido 4 billones, para “regular la liquidez de la economía”.

Qué extraño. Se supone que el 1º de octubre la nación ya había completado la emisión de TES para el año.

¿Por qué el Estado ha decidido endeudarse en $4 billones más? ¿Quién lo ha autorizado?

Es probable que el único requisito para que nazcan $4 billones en títulos de deuda sea una resolución firmada por la junta directiva del BR.

En un dos por tres un grupito de personas decide que hay que regular la liquidez de la economía y que para hacerlo van a emitir, en un plazo de un mes, hasta $5 billones en títulos de deuda.

¿Por qué? 

Porque ellos están ejerciendo sus atribuciones legales y constitucionales de “generar y administrar los recursos de las colocaciones de los Títulos de Tesorería TES Clase B que se expidan para que, a través de los mismos, el BR regule la liquidez de la economía”.  

La quiebra de Interbolsa es la excusa perfecta para una nueva inyección de liquidez a la economía por lo que el BR recurrirá a la imprenta y tendremos más billetes, la pretendida liquidez, sin sudar una gota.

En las últimas décadas la composición de la economía ha cambiado: la importancia y participación del sector financiero ha crecido mientras que la del sector real (productos que vemos y entendemos) ha disminuido. La política monetaria de reservas fraccionadas es lo que lo ha permitido.

También ha permitido la extorsión legal a los colombianos ejercida a través de la inflación y la deuda pública. Ese es el significado de una nueva emisión de TES: más inflación y más deuda.

La inflación de los TES Interbolsa

Las personas suelen ignorar que la inflación, que no es otra cosa que la erosión constante de la moneda y de su poder adquisitivo, no es un hecho de la naturaleza.

Es el resultado de la intervención del gobierno en la economía, a través de su monopolización de la oferta de dinero y de su decisión de inyectar constantemente nuevos pesos a la economía [1].⁠

Por otro lado, la conexión entre deuda pública e inflación es simple: cuando el gobierno quiere gastar dinero sólo puede recaudar cierta cantidad a través de los impuestos. La siguiente forma de incrementar el gasto es a través de préstamos (deuda pública). En este punto, si el gobierno todavía quiere gastar más dinero, acude a la imprenta.

Ahora bien, en el sistema financiero el gobierno realmente no se comporta de esta manera tan descarada. Si el gobierno quiere usar su control de la imprenta de billetes para ayudar a cubrir el déficit presupuestario, pasa por un proceso complicado; en primer lugar el Banco de la República (BR) emite nueva deuda para los compradores del sector privado [2],⁠ suficiente como para cubrir totalmente el déficit del presupuesto oficial. La banca privada compra los bonos (¿Les suenan los $1,6 billones en TES que tenía Interbolsa, que ahora están en poder de Bancolombia?) porque saben que la banca central intervendrá pronto, comprando nuevamente los bonos al sector.

El truco está en que el BR no usa sus ahorros para pagar los bonos sino que recurre a la imprenta para crear nuevos pesos, por arte de magia.

Como los pesos que imprime el BR sirven tanto como los que tiene la población para comprar cosas, este uso de la imprenta devalúa cada día más la moneda que crea [3].⁠

Al final del día, el BR termina registrando los nuevos TES en sus libros contables, mientras que la banca privada vuelve a su posición inicial, con un poco más de dinero gracias a las comisiones por las transacciones.

El resultado es que el BR crea nuevos pesos que después le presta al “Presupuesto Nacional” para que gaste en los diferentes programas del gobierno.

Así que, aunque el proceso es complicado, el control que tiene el gobierno de los sistemas monetario y bancario le da la opción de crear nuevos pesos para cubrir su déficit presupuestario. Este es un importante mecanismo mediante el cual el déficit público puede conducir a la inflación monetaria y en última instancia, a precios más altos.

Puede parecer que este mecanismo no es en verdad una nueva impresión de billetes, ya que el gobierno todavía debe los intereses y la devolución del capital al titular de los bonos. Sin embargo, el BR es el destinatario de dichos pagos y como operación estándar el BR remite la totalidad de sus ganancias al Ministerio de Hacienda.

En otras palabras, después de que el BR paga sus facturas y los salarios de sus empleados, cualquier dinero extra que tiene, lo envía de vuelta al Ministerio.

Así que, aunque técnicamente hablando el Ministerio de Hacienda no puede conseguir estos nuevos pesos sin condiciones, en la práctica los consigue porque una buena parte de los pagos por intereses sobre la deuda en poder de BR vuelve al Presupuesto Nacional y porque es probable que el BR haga roll-over [4] sobre el capital de la inmensa cantidad de deuda que le tiene al Ministerio de Hacienda.

Robert Murphy lo explica claramente: "si usted siempre puede pedirles dinero prestado a sus padres (a una tasa de interés contractual) cuando gasta más de lo que gana, y sabe que nunca tendrá que pagar el capital y que sus padres le regalarán el dinero suficiente para cubrir los intereses en navidad y en su cumpleaños, el proceso de firmar un contrato de préstamo con ellos sería una farsa. Usted podría gastar desaforadamente sin pensar en las consecuencias, y eso es exactamente lo que los políticos han hecho y siguen haciendo".

Lo hacen porque la gente no entiende cuál es la diferencia entre billetes y riqueza, aunque sea grande y manifiesta.

A uno no le sirve de nada tener miles y miles de millones de pesos, dólares o euros en billetes si nadie está dispuesto a cambiárselos por algo.

Al fin y al cabo los billetes como bien no son más que un puñado de papel teñido, lleno de gérmenes y malos olores. Y pese a esto, pulula la idea de que imprimiendo más billetes para esterilizar la liquidez seremos más ricos, el gobierno podrá gastar más y nadie va a tener que pagar el precio.

¿No se dan cuenta que este absurdo lo pagamos todos al tener una moneda cada vez más devaluada y más deuda e intereses que pagar con los impuestos?

Aunque no sea evidente la conexión entre la quiebra de Interbolsa y la emisión extraordinaria de bonos para “estabilizar esterilizando la liquidez”, la conexión existe y es perjudicial para todos los que participamos en el mercado, eximidos de los privilegios estatales.

De hecho, esta relación es lo que crea los ciclos económicos de booms y recesiones, pero guardaré este tema para otro artículo.

Independientemente del curso que tomen las cosas, Interbolsa es un síntoma de la calidad del sistema financiero colombiano.

Si la empresa colombiana más grande de su campo, con activos declarados por $1,9 billones [5] fue intervenida por no cubrir un crédito por $20.000 millones, el 1,05% de sus activos, ¿qué podemos concluir de eso?.

¿No pudo vender el resto de sus activos para pagar?

¿No encontró quién le prestara dentro de un sistema que no hace sino cubrirse las espaldas?

Así estarán de bien respaldadas las inversiones del sistema financiero colombiano.

Estará por ver cuánto se prolongará el pre-descalabro.


 [1] La explicación que voy a presentar es de Robert Murphy y está en las pp. 352 y 353 de su libro Lessons for the Young Economists. Yo lo traduje y lo modifiqué para hacerlo explicito para el caso colombiano.

[2] La justificación para emitir más TES es el mandato constitucional que tiene el BR para regular la liquidez de la economía. ¿A alguien no le quedó claro qué es regular la liquidez? De malas, la junta directiva lo hará porque ellos sí saben lo que es bueno para nosotros y porque la Constitución se los ha pedido. ¿Alguna otra explicación necesaria? El Boletín 46 del BR, publicado el 14 de noviembre dice: “LA JUNTA DIRECTIVA DEL BANCO DE LA REPUBLICA, en ejercicio de sus atribuciones constitucionales y legales, en especial de las que le confiere el artículo 16, literal c. de la Ley 31 de 1992, en concordancia con el artículo 268 de la Ley 1450 de 2011… publica la RESOLUCIÓN EXTERNA No. 10 DE 2012 (Octubre 26) Por la cual se fijan las condiciones financieras a las cuales deben sujetarse la Nación para colocar títulos en moneda legal para regular la liquidez de la economía”.

[3] La devalúa porque, aunque el valor final de un peso lo determina la ley de la oferta y la demanda (y no podemos saber cómo se va a comportar la demanda), si se incrementa la oferta cae el poder de compra del peso colombiano, a no ser de que se incremente en la misma magnitud la demanda.

[4] Realizar un roll-over de la deuda significa endeudarse nuevamente para cubrir, total o parcialmente, los compromisos de una deuda vieja.

[5] O por $500.000 millones, depende de la fuente.

Suscripción

Suscripción

Si te gusta lo que leiste, suscríbete para recibir los artículos en tu correo.
Adoro la privacidad y nunca revelaré tus datos.
Por favor agrega info@lapapeleta.com a tus contactos, para asegurarte de recibir los correos.
Muchas gracias por suscribirte.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.