Cómo el monstruo farmacéutico está cazando a nuestros niños II

¿Cuándo será que este monstruo con su insaciable
deseo de obligar a todo el mundo a tomar
medicamentos será visto por lo que realmente es?
¿Por cuánto tiempo seguirá la negación del
público y de los médicos?

La primera parte de este artículo la pueden encontrar aquí: Cómo el monstruo farmacéutico está cazando a nuestros niños.

En 1970 el Comité de las Operaciones de la Casa de Representantes del gobierno estadounidense estudió el uso de las drogas que modifican el comportamiento en los niños. En ese momento, entre 200.000 y 300.000 niños eran obligados a tomar estas drogas. El reporte del Comité estableció que: “la hiperactividad se considera una enfermedad porque dificulta que los colegios se lleven como si fueran prisiones de máxima seguridad, para la conveniencia y tranquilidad de los profesores y administradores que trabajan en ellos”. El gobierno lo entendió bien desde 1970. Los niños no tienen dinero para contratar cabilderos poderosos. Las farmacéuticas sí. Los niños pierden.

Así es como la industria farmacéutica sigue cazando niños cada día, mes tras mes, año tras año.

¿Por qué hay más de 4 millones y medio de niños que toman anfetaminas y metalfenidatas diariamente? Por las ganancias.

Los colegios ganan al recibir cientos de dólares de dinero federal por cada niño que etiquetan con ADD/ADHD. Algunos padres ganan porque los niños pueden declararse como inválidos y recibir pagos de Seguridad Social mensuales. La profesión psiquiátrica gana. Y la industria farmacéutica es la que más gana, con $4.8 BILLONES en ventas en sólo un año ($4.8 billones de dólares es el 106,43% del PIB de las Islas Fiji de 2015).

El monstruo está cumpliendo con su propósito creando adictos a medicamentos a edades muy tempranas. Los adictos significan ganancias continuas. Los niños solamente pierden.

“Les estamos quitando su futuro”, le dijo el Dr. Tony Appel, un neuropsicólogo (especialista del cerebro) y defensor de menores a Noticias NBC. “Les estamos quitando su habilidad para relacionarse con la gente, de confiar, de amar, de querer, de ponerse en los zapatos de los demás y ver como ellos te ven. Le quitamos todo eso a esos niños”.

Ellos pierden su habilidad para desarrollarse mental y socialmente, como lo indica el hecho de que un 35% de los niños que toman drogas nunca termina el bachillerato. El 35% de 4.5 millones son 1,575,000 niños que nunca se van a graduar del colegio por los medicamentos. No culpen a las etiquetas ADD/ADHD. ¿Esperarían ver altos índices de graduación en niños que usan diariamente cocaína u opiáceos?

Ellos pierden su habilidad para desarrollarse social y emocionalmente. Crecen pensando que no son normales, que algo está mal en ellos, cuando no tienen nada malo. Ciertamente no son enfermos mentales. Hay muchas razones fisiológicas, que se pueden curar, por las que ciertos niños son especialmente activos o no pueden concentrarse. Puede que tengan intoxicación por plomo. Pueden carecer de suficientes vitaminas y minerales. Puede que estén alimentándose de venenosa comida chatarra que puede causar hiperactividad, como lo han demostrado las investigaciones al respecto. Pero sobre todo, puede ser que sean niños saludables como lo eran Stephanie y Matthew. Y como Stephanie y Matthew, cientos de miles de niños van a morir por los medicamentos que les dan.

La Ritalina incrementa la muerte súbita de los niños en 500%. Y la tasa de suicidios en los que usan anfetaminas y metalfenidatas es del 10%, como lo han demostrado múltiples estudios al respecto. El 10% de 4.5 millones de niños son 450.000 niños que están en riesgo de suicido, por ganancias financieras. Es monstruoso.

Y la industria farmacéutica ha convertido esos suicidios en campañas para evaluar si los niños tienen desordenes emocionales y así obligarlos a tomar antidepresivos. Siempre se trata de como el monstruo puede ganar más plata. Y, en gran medida, el público ha permitido que los lleven, a ellos y a sus hijos, como becerros al matadero.

“No tenemos un test independiente y válido para el ADHD, y los datos NO indican que el ADHD se deba al mal funcionamiento cerebral”. --National Institute of Health--.

La declaración del Instituto de Salud Nacional (National Institute of Health, NIH) claramente indica que el ADD/ADHD es una etiqueta artificial, una etiqueta que carece de legitimidad en la mayoría de los países.

“Esta completamente mentirosa ciencia de pacotilla de etiquetas pseudocientíficas son códigos de barras en la frente de los niños. Y una vez que la etiqueta llega a su historial, se pega. No pueden deshacerse de ella”, declara enfáticamente el doctor Fred A. Baughman Jr. El doctor Baughman es un neurólogo certificado, especialista en neurología pediátrica y de adultos. Él ha estado alertando en contra de etiquetar niños por más de dos décadas y es el autor de The ADHD Fraud (El fraude del ADHD).

Como dijo Voltaire: “Aquellos que pueden hacerte creer absurdos, pueden hacerte cometer atrocidades”. La industria farmacéutica ha hecho exactamente lo descrito por Voltaire. Es absurdo creer que millones de niños estadounidenses tienen desordenes mentales y es una atrocidad drogar a estos niños con drogas adictivas y mortales que les roban el futuro.

¿Cuándo será que este monstruo con su insaciable deseo de obligar a todo el mundo a tomar medicamentos será visto por lo que realmente es? ¿Por cuánto tiempo seguirá la negación del público y de los médicos?

Ahora el monstruo caza a los niños a través de Internet. MSNBC.com reportó el 3 de septiembre de 2010: “Los defensores del consumidor están preocupados porque las farmacéuticas están aumentando sus esfuerzos para llegar a los adolescentes a través de los anuncios en línea”. Videos musicales con ídolos juveniles son usados por las farmacéuticas para mercadear directamente las drogas a los niños a través de internet. También hay juegos, libros infantiles y peluches que están diseñados para inducir los niños a las drogas.

Lo único que se interpone entre los niños y el monstruo son los padres dedicados y amorosos que son conscientes de que la vida de su hijo no va a mejorar usando drogas, ni siquiera las aprobadas por la FDA.

Por eso es que los niños en hogares de adopción son los más vulnerables. Nadie los protege a ellos del monstruo que simplemente ve a estos niños vulnerables como un medio para ganar dinero. Los números lo muestran.

Solamente en un mes en Ohio (Junio de 2004) los médicos le recetaron drogas psiquiátricas a 696 bebés menores de 3 años, incluyendo a recién nacidos, que estaban cubiertos por Medicaid.

En Texas, durante julio y agosto de 2004, más de 63.000 adolescentes recibieron prescripciones para drogas psiquiátricas que se cobraron de un programa financiado con recursos públicos. WOW, 63.000 niños solamente en dos meses y en un estado. En Florida, donde se ahorcó el pequeño Gabriel en 2009, el Departamento de niños y servicios familiares, encontró que entre septiembre de 2002 y septiembre de 2003 se le recetaron casi 200.000 prescripciones de drogas psiquiátricas a unos 42.000 niños menores de 12 años.

El monstruo está ganando.

Es imperativo que cada padre o responsable de los niños se concientice del propósito de la industria farmacéutica y del omnisciente control que el monstruo tiene para alcanzar su objetivo. Sólo cuando el público esté consciente y alerta los niños dejarán de ser presa fácil para el monstruo.


Referencia:

Esta es una traducción casi idéntica del artículo de K.L. Carson, How the Pharmaceutical Industry is preying on our children, escrito en 2010
El artículo original apareció en http://diaryofalegaldrugdealer.com, pero la página ya no está disponible. Yo lo encontré en whale.to, en el siguiente enlace: http://whale.to/drugs/how1.html

Estas son las fuentes del artículo original:

  • Henry Gadsden: Ray Monihan and Alan Cassels, Selling Sickness, How the World’s Biggest Pharmaceutical Companies Are Turning Us All Into Patients (New York:Nations Books, 2005)
  • New Freedom Commission: http://www.mentalhealthcommission.gov
  • Autism rate: http://www.huffingtonpost.com/2009/10/05/autism-rates-government
  • Children on psych drugs: http://esciencenews.com/articles/2010/04/20
  • Children labeled ADD/ADHD: http://www.sciencedaily.com/releases/2010/08
  • Gabriel Myers: http://www.cbsnews.com
  • Jeremy Strohmeyer: “Ritalin Kids: Prescription Drugs and Murder,” by Bruce Wiseman, presented to the Pennsylvania House Democratic Policy Committee,
  • http://www.oikos.org/ritalinkids.html
  • Matthew Smith: “Death from Ritalin, The Truth Behind ADHD,” by Lawrence Smith, http://www.ritalindeath.com
  • Stephanie Hall: “ADHD – Exposing the Fraud of ADD and ADHD,” by Dr. Fred Baughman, Jr., http://www.adhdfraud.com
  • Candace: Documentary film, “Making a Killing,” by CCHR.org 
  • Dominique Slater: http://www.modbee.com
  • Senator Grassley’s investigation: “Psychiatric Group Faces Scrutiny Over Drug Industry Ties,” by Benedict Carey and Gardiner Harris, The New York Times, July 12, 2008.
  • Federal Education Department paying schools: “Resolution to Ban Ritalin,” by Patti  Johnson, presentation to Colorado State Board of Education, http://www.nfgcc.org/banritalin.html
  • Suicide rate of antidepressants: Dr. Arif Kahn’s study results http://www.ahrp.org/infomail/04/06/10.php
  • Dr. Tony Appel’s quote: NBC News, http://www.youtube.com/watch?v=1SFPJL66p4c
  • Fred A. Baughman, Jr. M.D.: http://www.adhdfraud.net/about.html
  • Ohio babies on drugs: “Even Babies Getting Treated as Mentally Ill,” by Encarnacion Pyle, Columbus Dispatch, April, 25, 2005
  • Texas Medicaid children: “Big Phara Bankrupting US Healthcare System,” by Evelyn Pringle, August 29, 2006, http://www.lawyersandsettlements.com
  • Florida children: “Biggest Off-Label Drug Marketing Scheme in U.S. History,” by Evelyn Pringle, November 30, 2006, ibid

 

Suscripción

Suscripción

Si te gusta lo que leiste, suscríbete para recibir los artículos en tu correo.
Adoro la privacidad y nunca revelaré tus datos.
Por favor agrega info@lapapeleta.com a tus contactos, para asegurarte de recibir los correos.
Muchas gracias por suscribirte.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.