Elixir Exquisito

El emperador Shen Nung —padre de la medicina
tradicional china—lo llamó uno de los "elíxires
supremos de la inmortalidad".

Por: Carolina Contreras

Muchas personas están enfermas. Algunas han aprendido a controlar sus peores síntomas, otras tienen que luchar cada día para superar los obstáculos que su cuerpo les genera. Por lo general, los tratamientos disponibles incluyen drogas con riesgosos efectos secundarios. Más importante aún es que, a pesar de las molestias y de los riesgos que representan, el alivio que proporcionan estos tratamientos suele ser temporal.

Sin embargo, hay una alternativa natural que está al alcance de todos, con riesgos leves, similares a los que implica el consumo de cualquier verdura. Esta alternativa ha dado indicios contundentes de su efectividad para aliviar una amplia gama de enfermedades, especialmente las relacionadas con los procesos de oxidación e inflamación, como las autoinmunes, el cáncer y la epilepsia.

A pesar de todo lo que se ha hecho para mantener un régimen legal de drogas que solamente sirve a los intereses de los criminales y de la industria farmacéutica (impidiendo así que el público conozca los inmensos beneficios potenciales que contienen tantas plantas y alimentos naturales), cada día aumenta la evidencia contemporánea que indica que el cáñamo es uno de los grandes regalos de la naturaleza, lo que ha llevado a rescatar el conocimiento aportado por milenios de historia.

Aunque hay muchas formas de usar los variados recursos que el cannabis proporciona —extraer aceites de las flores, hacer pomadas, usar la resina de la planta o realizar infusiones con las hojas y flores— una de las formas más sencillas y efectivas de aprovechar las propiedades medicinales del cannabis es hacer jugo con las hojas de la planta.

Lo mejor es hacerlo en una licuadora poderosa como la Nutribullet, porque así se pueden aprovechar muy bien todas las partes de la mata, y se puede combinar con sábila, miel, jengibre, canela, y prácticamente cualquier otro ingrediente. Esta licuadora se consigue en mercadolibre.com o se puede comprar directamente en amazon.com, quienes la traen hasta Colombia. Cuesta unos 100 dólares más gastos de envío. Ademas de ser el instrumento perfecto para hacer el jugo de cannabis, es un gran asistente de cocina.

Después de recortar las ramas lo mejor
es guardarlas en un frasco de vidrio con
un poco de agua filtrada.

En Colombia puede conseguir semillas de cannabis quien ponga un poco de interés en ello. Existe una comunidad cannabica importante, que tiene la página colombiacultiva.org con un slogan impecable: "Si quieres libertad, cultiva tus ideas". En este lugar ofrecen información sobre procesos de cultivo, insumos, tiempos y variedades de semillas. Es una comunidad para intercambiar insumos y conocimiento.

Las plantas de cannabis crecen relativamente rápido. Necesitan mucha luz y crecen mejor en lugares cálidos. Al principio el tallo es muy débil, por lo que es importante amarrarlo suavemente a un palo que le sirva de guía y lo ayude a crecer derecho y robusto. A los pocos meses se pueden empezar a usar las hojas. Lo mejor es recortar las hojas superiores de la planta, porque son las que vuelven a crecer, y podarlas ayuda a que el tallo se vuelva más ancho y fuerte.

El cannabis es una planta agradecida, que crece fácilmente, pero como es bastante sensible a las energías hay que cuidarla con amor e ilusión. Las variedades que se dan silvestremente en los climas cálidos suelen tener un componente psicoactivo más alto que las de los climas fríos. Las cepas de las regiones frías son más efectivas para los procesos de inflamación, porque suelen tener una propoción mayor de CBD, uno de los cannabinoides con mayores propiedades terapéuticas. Estas plantas crecen fácilmente en materas, aunque suelen ser mucho más pequeñas que las que se plantan directamente en la tierra.

Yo cultivé las plantas en mi finca y voy cada semana a recoger las hojas. Si se cuidan bien, las hojas se mantienen frescas unos 10 días. Lo mejor es recortar las ramas con tijeras para no lastimar la planta y guardarlas en un frasco de vidrio con agua filtrada. En la nevera se conservan muy bien si se cubren las hojas con un plástico delgado que sirve para impedir que el frío de la nevera las queme.

Cubrir las hojas con un plástico delgado
las protege muy bien del frío de la nevera.
Las bolsas para frutas de carulla son ideales.

Aunque no es fundamental, las hojas se conservan mejor si se les cambia el agua todos los días. El plástico las protege pero hace que suden un poco, por lo que invertir el sentido de la bolsa una vez al día es suficiente para impedir que se acumule la humedad.

Cada día, antes de hacer el jugo, saco una porción de hojas y las dejo remojando con sus tallos por una hora. La fórmula que más me gusta, porque es una bomba nutricional que sabe delicioso, es la siguiente:

1. Entre 3 y 8 hojas de cáñamo. Cuando se hace en un extractor tradicional, el doctor William Courtney recomienda que se usen 12 hojas y 2 flores al día en pacientes crónicos. Como el nutribullet usa absolutamente todas las partes de la planta, empecé a usar menos hojas y los buenos resultados que obtuve antes, se han mantenido.

2. Unos 3 cm de aloe vera, que extraigo directamente de la penca de sábila.

3. Un banano. Además de que me parece delicioso,  tiene muchas propiedades terapéuticas, ayuda a emulsificar el batido y su azúcar neutraliza el sabor del aloe vera.

4. Una cucharada de semillas de linaza.

5. Un pedazo de gengibre.

6. Una cucharadita de canela molida.

7. Una cucharadita de miel orgánica.

8. Algo de grasa. Puede ser aceite de coco, o un pedazo de aguacate, o semillas de chía, cáñamo o linaza, o mantequilla de maní o de almendras, en fín, cualquier grasa saludable que les guste. El cannabis es liposoluble, por lo que se absorve mucho mejor si lleva grasa. La combinación cannabis-aceite de coco es ganadora.

Es recomendable no mezclar las flores del cáñamo con mango. El mango potencia los efectos psicoáctivos de la marihuana y, como el nutibullet tiene un motor poderoso, si se bate mucho alcanza a calentar un poco la planta, lo que puede alterar el efecto del jugo.

Se juntan todos los ingredientes, se agrega
un poco de agua y queda listo para batir.

Lo mejor es cambiar la receta todos los días. Los únicos ingredientes que yo no cambio son las hojas del cáñamo y la sábila.

Cuando ya se han elegido todos los ingredientes hay que juntarlos en el vaso del nutribullet, ponerles un poco de agua (la cantidad depende de lo espeso que le guste el jugo a cada quién) y batirlos. En 40 segundos se crea un elixir exquisito.

El jugo se puede guardar muy bien tapado en la nevera y se conserva unas 48 horas. Sin embargo, no es recomendable guardar por mucho tiempo batidos que lleven semillas de linaza porque éstas se oxidan rápidamente. Lo mejor es tomarlo a lo largo del día, en sorbos pequeños.
 

En un minuto se crea un elixir exquisito.
Sirve para balancear el organismo,
remitir enfermedades y es un excelente
preventivo.

El jugo de las hojas de marihuana tiene mejores efectos en las personas que llevan una nutrición saludable. Entre más natural y balanceada sea la dieta, es más fácil para que los cannabinoides de la planta adaptarse a las condiciones del organismo y contribuir a restablecer su balance.

La promesa del elixir exquisito

Cada vez estoy más convencida de que el cáñamo es una planta milagrosa y bendita, uno de los regalos que la naturaleza nos ha dado para mantenernos saludables e intervenir positivamente el desarrollo de una enfermedad.

Un elixir es un remedio maravilloso. Desde la perspectiva de la alquimia, es una sustancia esencial para el organismo. El cannabis tiene sustancias esenciales para el organismo. Es exquisito porque su calidad es singular y extraordinaria.

El verdadero conocimiento científico, lo que Alexander Shulgin llamó la búsqueda de lo que es y de lo que todo significa, solamente avanza cuando algunos valientes se animan a intentar lo que no se ha intentado y a explorar mundos desconocidos. Pocas veces se presenta la oportunidad de ayudarle a la humanidad en la construcción de conocimiento mientras le ayudamos a nuestro propio organismo.

Lo incierto implica riesgos, sorpresas e incertidumbre. Lo que es nuevo puede tentarnos o asustarnos. Pero en la sorpresa de la incertidumbre se esconden mil posibilidades, expectativas y descubrimientos. Espero que puedan aprovechar las infinitas bondades de esta planta y que se animen a hacerlo. No olviden que a veces el riesgo más grande, el más peligroso de todos, es no hacer nada por miedo.

Carolina Contreras

Carolina es escritora e investigadora, economista e historiadora. Escribe colecciones de literatura para www.ellibrototal.com y tiene www.lapapeleta.com, un blog para espíritus independientes. Lapapeleta.com es su forma de borrar los límites y de ofrecerle a los demás sus ganas desaforadas de explorar, encontrar, saber y arder con la verdad.

Pueden seguirla en Facebook

Suscripción

Suscripción

Si te gusta lo que leiste, suscríbete para recibir los artículos en tu correo.
Adoro la privacidad y nunca revelaré tus datos.
Por favor agrega info@lapapeleta.com a tus contactos, para asegurarte de recibir los correos.
Muchas gracias por suscribirte.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.